Publicado: 17 de Diciembre de 2018

En la actualidad, lo que resulta extraño es encontrar un vehículo que no salga de fábrica equipado con elementos como el aire acondicionado, multitud de airbags o control de crucero. Equipamiento que con el paso del tiempo se ha estandarizado y se ha convertido en casi "obligatorio". Otro de esos elementos es el sistema de arranque y parada automáticos Start&Stop.

El Start&Stop es un sistema de parada y arranque inteligente que detiene el motor cuando su uso no es necesario. Hablamos de paradas prolongadas o detenciones en semáforos, volviéndolo a poner en funcionamiento con el simple gesto de soltar el pedal del freno o apretar el embrague. La aparente simplicidad de este sistema oculta tras de sí una serie de elementos específicos que contribuyen a que el sistema funcione a la perfección. Es el caso de la batería de 12V, algo más especial.

De esta manera, la batería de 12V, la de arranque, la de toda la vida, no es tan sencilla como la que encontramos en los vehículos que no cuentan con Start&Stop. La mayor exigencia a cuenta de los continuos arranques a los que se ve sometida hace que su composición sea diferente, siendo, también, más cara y compleja. Por eso, si casualmente nuestro vehículo con Start&Stop se queda sin batería, hay que tomar una serie de precauciones a la hora de intentar arrancarlo con pinzas.

Es conveniente que la batería del vehículo que vayas a utilizar como "donante" de energía tenga una capacidad similar a la del vehículo que se ha quedado sin batería. Además, nunca enchufes los terminales negativos entre sí, sino que es obligatorio enchufarlos a una parte metálica del vano motor, a poder ser sin pintar. No desconectes las baterías inmediatamente tras el arranque, y, si es posible, enciende algún sistema eléctrico del vehículo (luna térmica, luces...) que ha sido arrancado con pinzas para evitar dañar la batería.