En el proyecto participan 100 vehículos Volvo de conducción autónoma que se utilizan diariamente por las carreteras de Gotemburgo (Suecia). Es la primera vez que este tipo de vehículos se pone a disposición del público para su uso cotidiano.

Para impulsar la introducción de los sistemas de seguridad activa, en el proyecto Drive Me colaborarán ingenieros y especialistas de ambas compañías. La participación de Autoliv “contribuirá al desarrollo de avanzadas tecnologías de seguridad activa y conducción autónoma”, asegura Volvo Cars.

“Estamos encantados de dar la bienvenida a Autoliv a la familia Drive Me. La conducción autónoma hará que nuestras carreteras sean más seguras. Cuanto antes desarrollemos las tecnologías necesarias y empecemos a montarlas en nuestros vehículos, mejor”, asegura Håkan Samuelsson, presidente y consejero delegado de Volvo Cars.

El proyecto cuenta, además, con la participación de instancias públicas y privadas, tales como el Ministerio de Transportes de Suecia, la Agencia de Transportes sueca, la Universidad Chalmers, Lindholmen Science Park y la ciudad de Gotemburgo.

Uno de los aspectos más destacables del vehículo autónomo es la posibilidad que ofrece de reducir los accidentes de tráfico. De hecho, según estadísticas independientes, la conducción autónoma reducirá el 90% de los accidentes.

Para Jan Carlson, presidente y director ejecutivo de Autoliv, “a medida que los vehículos de conducción automatizada vayan evolucionando, el error humano se reducirá significativamente y ofrecerán un nuevo nivel de seguridad automovilística”.

El proyecto Drive Me comenzó en 2013 y se espera que los primeros coches autónomos circulen por las carreteras de Gotemburgo en 2017.



Publicado: 5 de Octubre de 2015