BMW se atreve a dar un paso más allá. Así, el BMW i8, que equipa iluminación LED de serie, ofrecerá de manera opcional un sistema láser para las luces “largas”.
En el interior del faro, tres diodos láser de gran precisión emiten haces de luz azul. Mediante una lente especial, estos tres haces se dirigen hacia un contenedor de fósforo fluorescente. Esta sustancia, estimulada por los haces de láser, transforma y filtra la luz original. Esta luz ya procesada, aún muy intensa pero ahora de color blanco puro, es la que iluminará la carretera por la que circulamos. Así, la luz emitida al exterior desde los faros del BMW i8 ya no es luz láser como tal, con lo que no existe riesgo alguno para la vista.

Para asegurar que la luz de carretera no deslumbrará a los demás usuarios de la vía, el High Beam Assistant (asistente de luces de carretera) hace uso de un sistema de cámaras para regular de manera automática la orientación de la luz emitida.

El apartado en el que esta nueva tecnología presenta un mayor beneficio es el del alcance. Según BMW, la luz de carretera basada en láser es capaz de iluminar un rango de 600 metrospor delante del vehículo, lo que supone doblar el alcance de los faros de tecnologías convencionales. Además, la intensidad de la luz generada es 10 veces superior, con el beneficio añadido de reducir el consumo energético hasta en un 30 por ciento.

Publicado: 18 de Octubre de 2014